Cerrar

Babio

Un mundo lleno de emociones

Se dice del Amazonas que es el 'pulmón de la Tierra'. Hablar de sus cifras y datos produce vértigo: una extensión de 6.700 kilómetros, con un promedio de ancho de 40 kilómetros; su cuenca, la selva amazónica, abarca una superficie de más de seis millones de kilómetros cuadrados, más de diez veces el tamaño de Francia; se estima que una quinta parte de todas las especies de aves del mundo se encuentran allí, estando identificados más de dos millones y medio de insectos...

Por todo esto, adentrarse en el Amazonas es una experiencia inolvidable, llena de sorpresas naturales y cubierta de una energía vital desbordante e indescriptible. Un viaje en el que la naturaleza atrapa los sentidos del viajero, y se muestra con todo su esplendor, su belleza, su inmensidad... Un mundo lleno de emociones. ¿Te atreves?

Manuel Babío

Mundo Amazonas

Amazonas
Sábado, 10 de Diciembre de 2011 20:11

Una nueva aventura...

Vota este articulo
(13 votos)
Corredeira de Urubuí’- Presidente Figueiredo Corredeira de Urubuí’- Presidente Figueiredo
 
Una nueva aventura...
 
Hace cuatro días que hemos llegado a Manaus, aunque la sensación comentada es que parece que llevamos aquí más de una semana. Probablemente debido a la variedad de actividades y sensaciones, con todas las (especiales) posibilidades que ofrece este entorno para el nuevo visitante: descubrir el Rio (desde tierra), su variada gastronomía, con sabrosos zumos de frutas desconocidas para aquéllos (cajú, graviola, cupuaçú...), o sus pescados de río (pirarucú, tambaquí... entre otros; en nuestra inminente expedición a la selva -salimos mañana- probablemente tendremos ocasión de degustar también alguna piraña, a ser posible de la que hayamos pescado), o visionar el impactante Teatro de la Ópera, permanente recuerdo de la época de máximo esplendor de la ciudad, a finales del Siglo XIX y principios del XX, viviendo en la abundancia (y los excesos) que propiciaban el negocio del caucho, cuando era considerada el 'París de los Trópicos'.
 
Incluso la más sencilla gestión (comprar en un Supermercado, cambiar euros, etc) aquí aparece marcada por su especial idiosincrasia y costumbres.
 
Ayer estuvimos en Presidente Figueiredo, hacia el norte y a aproximadamente una hora en coche por la carretera BR-174, famos por aquí por sus cascadas ('cachoeiras') y rápidos ('corredeiras'). Aún sigo recordando la agradable impresión que me causó e mi primera visita (en 1995) llegar a la 'Corredeira de Urubuí', con sus aguas color té, y bañarse en sus rápidos, a modo de jaccuzi natural. 
 
Nos acompañaban nuestro guía Anand y su hermano. Un auténtico experto, que conoce todos los secretos de la selva, y que además nos entretiene contándonos cosas tan interesantes como la leyenda del 'Curupira', el hombre de la selva.. o localizando unas 'goiabas araçá' (una especie de la guayaba) que nos prestó una inestimable ayuda para solucionar un inorportuno problema estomacal (léase diarrea). Son un espectáculo natural las cascadas de Iracema, o la de las Orquídeas, también con el agua color té. E impresionante cruzar el pequeño río con una 'tirolina' (por un cable, asido por un arnés) en el escenario de la comentada 'corredeira'.
 
Dadas las horas, toca ponerse a preparar la mochila para la expedición a la selva, que iniciamos esta mañana a las 8. Nos espera el río, por el que navegaremos con el que será nuestro hogar durante los próximos cinco días, en esta ocasión el barco 'Dona Tania'. Allí dormiremos en nuestras 'redes' (hamacas') en la primera cubierta, y allí comeremos, aunque probablemente -eso espero porque es una experiencia ciertamente indescriptible- durmamos una noche en la selva directamente, en las propias redes.
 
Esperamos disfrutarlos. Y contaros algo.
Manaus, 5 de diciembre de 2011
 
Login to post comments